Consigue el trabajo que deseas a través de una estrategia clara y un plan de acción a medida

Suscríbete y te enseñaré cómo tener la vida
profesional que estás deseando

* Al suscribirme acepto la política de privacidad

16 Feb 2016 Ostras lo que me ha pasado en Linkedin, muy fuerte.

Había escuchado rumores de que esta práctica existía… pero hoy lo he vivido en mis propias carnes.

Me he quedado totalmente flipada!

Estaba yo en Linkedin de buena mañana, haciendo mis cositas, que si respondiendo mensajes, que si aceptando contactos y veo que alguien me ha validado mis aptitudes, ok genial pensé, luego le envío un mensaje agradeciendo el gesto.

Pero la persona en cuestión se me adelantó y me envió un mensaje en el que leo:

He validado tus aptitudes, ¿podrías hacer lo mismo?

http://www.imagenesdebebes.com/

http://www.imagenesdebebes.com/

¿Qué? ¿Cómo? Estás de coña, ¿no?

Por supuesto no se me ocurrió validarle ninguna aptitud, pero ya me pico la curiosidad y me dirigí sigilosamente a cotillear su perfil.

Tenía +99 validaciones en cada una de sus 34 aptitudes, vamos para cualquiera un crack. Para mi un jetilla de mucho cuidado…

¿Pero que pasa? ¿Qué invento es este? (cómo en su día dijo la gran Sara Montiel)

Llamadme loca pero yo solo valido aptitudes en estos casos:

  • Compañeros con la que he trabajado.
  • Colaboradores que he contratado.
  • Clientes que me han demostrado esas aptitudes.
  • Profesionales que a través de su trabajo, sus libros, sus blogs me han enseñado esas habilidades.

 

Nunca por un intercambio, es que me parece tan cutre…

Por suerte, muchas personas validan mis aptitudes porque leen el blog y consideran que sé de lo que hablo y a estas personas me gusta enviarles un email agradeciéndoselo de corazón, pero no se me ocurre considerarlo un intercambio de cromos.

Me encanta el sistema de validaciones de Linkedin, creo que es muy útil, pero estas cosas le empiezan a restar valor, que pena.

Otra cosa que no me gusta mucho es que se invente aptitudes para que nos validen como “Español” “Word” “Excel”… pero bueno son fallitos que puedo perdonar a mi amado Linkedin.

Y ahora entre amigos, ¿os ha pasado alguna vez algo así? ¿os ha validado alguna vez una aptitud la ex de tu pareja y has flipado? jajaja Esto último ya se me ha ido de las manos… Cuéntamelo en el apartado de comentarios, lo leo siempre y me encanta.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
32 Comentarios
  • Gorka de Luis Gonzalez
    Publicado en 09:22h, 16 Febrero Responder

    Hola Helena.

    En su momento escribí algo parecido en LNRE que reseñe en mi blog.

    Pero la cuestión es que creo recordar que el propio Linkedin te propone esa práctica. es decir, te presenta perfiles cercanos o no, para que les valides las aptitudes a tus contactos.

    A mi me hace mucha gracia cuando me validan la de idioma español o la del Word.

    En concreto en aquel articulo hablaba de otro que se titulaba “El trabajador mas inutil de la oficina esta validando tus aptitudes en Linkedin”.

    Pasa lo mismo con las recomendaciones. Te propone que envíes mensajes invitando a que te escriban cartas de recomendación. de ahí el dicho “eres mas falso que una recomendación de linkedin”

    Enhorabuena por el post.

    Un saludo.

    • Elena Huerga
      Publicado en 11:00h, 16 Febrero Responder

      Hola Gorka, sería genial que nos pasaras el enlace a tu post y así lo podemos leer, ¿te parece?

  • Eliseo Romero
    Publicado en 10:37h, 16 Febrero Responder

    Totalmente de acuerdo Helena. Yo válido las aptitudes no sólo de personas conocidas sino que además válido las que puedo certificar que son ciertas. Se está desvirtuando una gran herramienta de LinkedIn.
    Un saludo

    • Elena Huerga
      Publicado en 10:58h, 16 Febrero Responder

      Hola Eliseo, la verdad es que es una lástima. Gracias por comentar 😉

  • Cristina
    Publicado en 10:41h, 16 Febrero Responder

    Elena, es tu “amado” linked in quien te propone esa pregunta, me gusta leerte creas polëmica, pero infórmate cuando vayas a escribir sobre algo, que si no pasas por lo que seguramente no seas. Un saludo.

    • Elena Huerga
      Publicado en 10:57h, 16 Febrero Responder

      Mi amado Linkedin propone que valides aptitudes solamente a tus contactos (que se supone que debes conocerlos) y de ahí la responsabilidad de cada uno de hacerlo o no.

      ¿O haces absolutamente todo lo que te proponen las redes sociales? Un saludo

  • Raquel Marti Torrico
    Publicado en 11:14h, 16 Febrero Responder

    Hola Elena, estoy totalmente de acuerdo con validar solamente a aquellos que nos demuestran sus verdaderas habilidades, bien por haber trabajado, estudiado,o por sus grandes publicaciones, etc… .. Pues sino de que valdría la aplicación…
    En mi caso ni tan siquiera por compromiso realizó validaciones.
    Tal vez sea algo tacaña al respecto, pero creo que todo hay que demostrarlo en la vida
    Un saludo

  • MIGUEL ANGEL
    Publicado en 17:34h, 16 Febrero Responder

    En el mundo de las Redes Sociales más vale calidad que cantidad, en el caso de las validaciones al igual que con las referencias, pienso que un buen profesional del mundo de los recursos humanos que use las redes sociales como herramienta de reclutamiento tiene que saber leer y valorar la información que ofrecen.

  • Ruben
    Publicado en 20:53h, 16 Febrero Responder

    Creo que también debería haber un botón que se aceptarán las “validaciones” . Tú misma dices que te validan aptitudes personas que no conoces, a pesar que lo justificas diciendo que “leerán” tu blog. Por desgracia es linkedin quien mal juega con esto provocando para que valides aptitudes que ni siquiera sabias que existían .

  • Juan José
    Publicado en 14:25h, 17 Febrero Responder

    Éste es el “poder” que nos dan las tecnologías. Cómo dijo “Franklin D. Roosevelt” (aunque otros se la atribuyan al “tío Benn” de Spiderman): “Un poder conlleva una gran responsabilidad”. Pues bien, estas herramientas cada vez serán de menor utilidad si las vamos utilizando de manera tan fraudulenta. Lo que apareció como una red social para buscar/encontrar/anunciarse profesionales terminará siendo un simple “tablón de anuncios”. Lo realmente preocupante, es que por culpa de estos “terroristas cibernéticos” salimos muchos perdiendo. Y digo salimos porque yo me incluyo el primero. Estas prácticas conlleva a las típicas ofertas de trabajo tipo, como por ejemplo: “buscamos a alguien con 10 años de experiencia, don de gentes, líder, que sea zurdo y con los ojos verdes” (Sé que exagero.. muchas veces el color de ojos no importa!!! XD). Pero por gracia o desgracia, estamos en el país de la picaresca, (ya se nos reconocía así desde aquel “Lazarillo de Tormes”), y eso hay que cambiarlos desde el nacimiento, y se tardarán varias generaciones. Pero hay que empezar desde el: “No cojas eso niño, que no te pertenece” y así poder llegar a dejar algún día, como he visto en Austria, una bici en la puerta de una empresa sin candado. Pero bueno… este ejemplo de los niños… empezaría a aplicarlo primero a esas personas que “nos representan” porque los “hemos votado”…. Siento toda esta parrafada, pues lo mismo no viene al cuento y he desvariado… pero llevo muchísima impotencia dentro por muchos motivos..

  • Daniel Macho
    Publicado en 14:53h, 17 Febrero Responder

    Hola Elena. Estoy totalmente de acuerdo con tu enfado y lo comparto.

    Sin embargo entiendo (aunque no comparto) que algunos hagan uso de estas malas prácticas. Esta “guerra” de skills la ha empezado “LinkedIN” y me explico:

    Soy usuario de LinkedIN desde 2005 y tengo más de 30 (cerca de 35) recomendaciones “textuales” de compañeros y ex-compañeros de trabajo. Resulta que también soy usuario premium de LinkedIN y – dada una oferta de trabajo – el sistema muestra “inteligentemente” mi posición respecto al resto de candidatos basándose en gran parte en la puntuación gratuita de estas aptitudes que voy a llamar “gratuitas”.

    El sistema indica tu “percentil” vs el resto de candidatos (25% , 50%, etc…) en función de los skills que las demás personas tengan para el mismo puesto. Esta misma “información” está disponible para el hiring manager (o persona que creo la oferta de trabajo).

    Creo que éste es uno de los motivos por los que me he visto obligado a añadir “English” (p.ej) como aptitud en favor de otras habilidades que podrían ser más interesantes hacer notar durante un proceso de selección. Sin embargo en procesos de selección donde mi candidatura es buena y donde hay 700 inscritos es fácil que el hiring manager caiga en la tentación de filtrar en base a ese percentil, pensando que LinkedIN ha hecho un filtro “inteligente” sobre mis conocimientos y aptitudes….

    En mi opinión las recomendaciones explícitas o “textuales” deberían ser las únicas que el sistema de LinkedIN debería permitir o las que las empresas deberían leer y valorar para poder discriminar candidatos, ya que son las únicas con valor añadido al requerir un esfuerzo adicional por parte de los contactos que han trabajado directamente contigo y donde se dan detalles más allá de tus capacidades avanzadas en Word o Excel 😉

    Aprovecho para saludarte y felicitarte por tu blog.

  • Alejandra McKelligan
    Publicado en 15:49h, 17 Febrero Responder

    Hola Elena!

    Antes de entrar en materia, quiero decirte que me encanta como escribes, siempre con excelente sentido del humor y en lenguaje muy llano y ameno.

    Pues quería comentarte a tí y demás comentaristas 😉 que este fenómeno de “intercambio de cromos” lo estoy observando incluso en otro tipo de páginas, como las de consumo colaborativo, y plantean cosas del estilo: “ponme 5 estrellas como recomendación y te bajo el precio” y es como, ¿perdona?, la corrupción ya es virtual también?… esto me para a preguntarme si en el futuro ya no podremos ni fiarnos de las recomendaciones que tan importantes se han vuelto en la era del consumo por internet. y me pone enfadada como la cara del bebé de tu post…

    Sin embargo, no me hace perder la fe, porque considero que ahora son los menos los que hacen este tipo de cosas y estoy segura que más adelante crearán herramientas que lo eviten o que bloqueen que esto siga sucediendo. Bueno, solo eso, os lo quería compartir para que estéis prevenidos por si os pasa. Feliz miércoles!

  • Esther González Muñiz
    Publicado en 15:49h, 17 Febrero Responder

    Hola a todos.
    Como podréis comprobar en mi perfil tengo muy pocas validaciones y no se me ocurriría pedirlas, sé lo que soy y como soy, y al que le apetezca que las valide y si no, pues maravilloso también. Pero yo pregunto, al igual que existen profesionales, cada vez más, que se dedican a diseñar estrategias con tu experiencia, formación, habilidades… para que tú perfil sea más atractivo y potente a los ojos o necesidades de empresas/reclutadores, creéis que lo anterior no seria una buena estrategia? Por qué si tengo claro que las aptitudes que he desarrollado con el tiempo y experiencia y que detallo en mi perfil son 100% verdad, no puedo decir a mis contactos que me las validen porque de alguna manera crea que me puede ayudar a la hora de buscar trabajo? No se considera una estrategia, también? Quizás para más de uno sí. Qué diferencia hay en que en mi extracto ponga 3/4 lineas impactantes con las palabras perfectas y estudiadas a que mis aptitudes las tenga llenas de validaciones? Dónde empieza la ética y donde acaba? No es licito?
    Creo que Linkedin entre otras, es una muy buena herramienta profesional para hacer contactos profesionales, para encontrar trabajo, etc, pero también creo que empieza a perder profesionalidad de ahí la frase que nos escribe Gorka “eres mas falso que una recomendación de linkedin”. AL final es una página más de contactos profesionales o no.

  • Félix García
    Publicado en 16:07h, 17 Febrero Responder

    Hola Elena:

    Lo cierto es que yo opino como tú, por lo que normalmente solo valido habilidades de gente cuyo desarrollo profesional conozco, bien por ser amigos o conocidos o por haber sido compañeros de trabajo. Pero, como alguien también ha mencionado más arriba, no es menos cierto, sin embargo que linkedin te solicita que valides habilidades o que recomiendes a gente de tu lista de contactos, así, sin más, presumo que sin ningún tipo de criterio. Si a este hecho le añades un conocimiento del uso de esta red no demasiado profundo, es bastante fácil despistarse. A mi me pasaba al principio, de hecho, aquello parecía un auténtico desmadre y no sabía muy bien qué pensar.

    Por tanto, sólo a partir del punto en que ya te empiezas a enterar de qué va el asunto puedes plantearte hacer un uso responsable de la herramienta, sobre todo cuando estamos hablando de personas que puede que no sean profesionales de esto, como puedas ser tú.

    En cuanto al individuo que mencionas, pues si, estoy de acuerdo contigo, la validación de habilidades no debería convertirse en un intercambio de cromos. Al fin y al cabo, se trata de una herramienta para fomentar tus relaciones profesionales y es importante construirse una reputación adecuada.

  • Mari luz Gimeno
    Publicado en 16:12h, 17 Febrero Responder

    Estoy de acuerdo contigo a mi a veces me validan aptitudes que no tenia ni idea, y no me parecía lógico.

  • Elena Roldan
    Publicado en 17:40h, 17 Febrero Responder

    Gracias Elena revisaré la lista de aptitudes de mi perfil. Seguro que aparece alguba absurda a la que le das el OK el dia ese que te duele la cabeza y se te acumulan 15 cosas por hacer. Y no te enfades simplemente cada cuál tiene la inteligencia que Dios le ha dado y ningúb sentido común

  • Rocío Bravo Gálvez
    Publicado en 18:20h, 17 Febrero Responder

    Buenas tardes, Helena.

    Creo que en el tema de las validaciones hay varios puntos que coinciden, y que cada uno puede interpretar según su propia experiencia.

    Lo primero que todo es que antes que red social, linkedin es un potente software creado por una empresa americana que ofrece una serie de recursos para dar soluciones a las empresas y a quienes buscan empleo, y a alguna que otra Administración pública, y que gracias a eso, ganará más usuarios en la red, y por tanto,, más dinero. A partir de aquí, la cuestión es el uso que hacemos los usuarios con esos recursos de software.

    Y pasamos al segundo punto: conocer. Las validaciones, como bien dices Helena, solo deben darse a quien se conoce y se sabe lo que hace, y si no, mejor no darlas, aunque estén en nuestra lista de contactos. Hay quienes necesitan validaciones para destacar entre tanta competencia, porque quizás no son tan habilidosos para mostrar de otra manera lo que saben hacer. Hay quien las pide simplemente por el nº que acumulan, y hay quienes las dan simplemente porque les apetece. Teniendo en cuenta esto, es más fiable, como dice Gorka, las recomendaciones que vienen redactadas, porque son prueba de un conocimiento real de la experiencia profesional. Y por tanto, usar las validaciones para una selección me parece realmente aleatorio. Yo confío en que cuando me las dan, sea porque gusta mi trabajo, si no, prefiero que no me la den. Yo las doy muchas veces por agradecimiento, pero sé que el profesional a quien va dirigido se ha hecho su hueco para ganarlo. Entonces, si se presenta alguien pidiendo validaciones, investigo al sujeto, y si veo que se lo merece, lo doy. Aquí recuerdo cuando iba a las empresas a dar la carta de presentación y el curriculum.. Ahora en linkedin se piden validaciones. Bueno, investigar, esa es la clave, y está la herramienta del correo electrónico para comunicarnos. ¿La usamos realmente cuando se debe?….

    Paso al tercer punto. Linkedin se creó con la idea de generar networkings y como red de contactos para generar negocios y con ello un mercado de ofertas de empleo. Yo soy desempleada y emprendedora, mi manera de contactar no es solicitando validaciones, pero no puedo juzgar a quien lo hace, porque muchas veces, quien busca empleo o una oportunidad de negocio indirectamente está provocando que se estudie su perfil y se contacte con él o ella. ¿Cuántas veces no nos hemos dicho: “vaya, esta persona tiene un perfil interesante, luego lo veo que ahora no puedo….” y nos dan las uvas en el cortijo, y no hemos visto ni las estrellas…..Linkedin ofrece que valides, pero como muy bien decís algunos, es decisión personal hacerlo. Quizás linkedin debería idear otra manera de hacer notar las habilidades de los profesionales. Yo he empezado a usar Slideshare: es gratuita, puedo poner lo que quiera, y no sobrecargo mi perfil.

    Reconozco que es un error validar por que sí las aptitudes que ofrece linkedin, pero como usuaria de un software de contactos, creo que es importante dar uso a algunos recursos que ofrece, porque de lo contrario,se dificulta el acceso a otros que te dan más visibilidad y que están relacionados.

    Y por último, coincido con todos vosotros en que se está desvirtuando. No me canso de decir que a partir de cierto número de contactos, es difícil controlar la actividad de, por ejemplo, 975 personas, y al final, si observamos bien, solo estamos siguiendo a la mitad o menos. Eso dificulta el networking y la selección de personal, porque obligaría a estar más tiempo conectados a la red, y aunque linkedin ganaría dinero con ello, muy pocos profesionales son los que compensan invertir tanto tiempo en una sola red. A final, se comparte mucha actualidad y menos recursos, y se materializan muchos menos contactos y negocios de lo que realmente se pensó en un principio.

    La ventaja de linkedin bajo mi punto de vista es la especialización de los sectores y de los profesionales, que dan lugar a recursos y fuentes de información que mejoran nuestro trabajo, y un poco la empleabilidad. Fomenta la creatividad, y nos da visibilidad porque enlazamos con nuestro sitio en internet, que nos permite expandir nuestra marca personal. Cuando hago un contacto nuevo siempre doy la bienvenida, y en función de su respuesta, valoro su intención real de colaborar y de compartir. Es un método sencillo que hasta ahora me ha dado resutados positivos, al menos en la mayoría de las ocasiones.

    En fin, Creo que todo criterio a la hora de destacar las habilidades debe ser tenido en cuenta, al menos como toque de atención. Otra cosa es lo que hacemos con la información que recibimos a partir de ahí. A fin de cuentas, estamos en una red de contactos,y eso implica comunicación. Lo que tenemos que decidir es qué comunicamos, a quién, cómo y qué uso le damos a la información. Y nunca, nunca, olvidad que igual que se creó linkedin, puede aparecer otra mejor: la nuestra, nuestro sitio web.

    Un saludo

  • Guillermo Hermida
    Publicado en 20:13h, 17 Febrero Responder

    Absolutamente de acuerdo contigo, Elena, No obstante el propio sistema debería depurar ese fallo.
    Un saludo

  • Elaine Núñez Billilo
    Publicado en 22:24h, 17 Febrero Responder

    Hola Helena:

    Lo que cuentas me es muy familiar. Me llegan correos electrónicos de Linkedin, dónde alguien que desconozco me valora mi aptitud. Lo hace simplemente porque estudiamos en la misma universidad (pero nos lo que conozco de nada) o porque vivimos en la misma ciudad. Lo veo algo fuera de órbita, donde sin saber quién soy se ponen a opinar.

    Un saludo a todos.

  • Ana Arroyo
    Publicado en 23:24h, 17 Febrero Responder

    Cierto, Elena!…..
    Yo supongo, como bien dices, que a veces son pequeños errores.
    En general yo admito en mi red de contactos a quien me lo solicita, si le conozco, tuvimos relación, o cabe la posibilidad de compartir experiencias; evidentemente muchos de esos contactos , supongo que le saldrán como sugerencia….. Que me validen mis aptitudes, como a mí las suyas, creo que debemos (todos) ser honestos y sinceros…… y no desvirtuar esas aptitudes, de modo que solo sean validadas en consecuencia.

  • Silvia Barroso
    Publicado en 09:37h, 18 Febrero Responder

    Hola Elena,

    a mi me han validado aptitudes personas que no conozco de nada, así que tampoco se me ha ocurrido agradecérselo y muchísimo menos validarles… Utilizo los mismo criterios para validar que tú y sí agradezco las validaciones cuando vienen de la misma manera.

    Lo más curioso el hermano de un ex-amigo validándome aptitudes…. tipo, la ex de tu novio, jejje

    Lo que sí me han pedido en varias ocasiones no son validaciones, sino directamente recomendaciones personas con las que no he tenido ningún contacto profesional…. tampoco las he hecho, claro está…

    Un abrazo y gracias por el post!

    Silvia

  • Elena Huerga
    Publicado en 10:48h, 18 Febrero Responder

    Mil gracias a todos por vuestros comentarios y por enriquecer el post. Sin vuestra aportaciones sería solo mi punto de vista y así se convierte en algo mucho más plural.

    Sois los mejores! Da gusto escribir para vosotros, de nuevo mil gracias!

  • Alfonso Rodriguez
    Publicado en 12:00h, 18 Febrero Responder

    Hola Elena!
    Acabo de conocerte a través de un me gusta en LinkedIn a través de un contacto en común.
    Es una pena…pero como he visto a través de LinkedIn en ciertos casos, algunas personas piensan que ésta red Profesional es como otras redes sociales (facebook; que tienden a escribirte sin saludarte, solo porque seas “amigo” para que le des un “Me Gusta” a sus páginas o intercambio de Me Gustas).
    Se está perdiendo un poco el norte, las personas piensan que por ser un contacto sin conocerte pueden validar tus aptitudes y no tengo muchas la verdad pero no es una cosa que me llame la atención. También te agregan sin tan solo presentarse y eso es un gran fallo, más que nada por Educación debes hacerlo, pero bueno ya depende de cada uno aceptarlos o no.
    Que pases un buen día!
    Un saludo.
    Alfonso Rodriguez.
    Gastronomía & Fitness.

  • María Inés del Pino
    Publicado en 17:58h, 20 Febrero Responder

    Hola, pues yo pensaba que las validaciones eran de gente conocida,
    que sabe cómo trabajas, conoce tus aptitudes; en mi caso,
    sólo me ha validado mi exjefe y amigo; los demás entran en el
    perfil, aún incompleto. Luego, linkedin envía mensajes para que
    agregues a personas del facebook, pero, yo soy la que decido.
    Claro que,yo utilizo linkedin para la búsqueda activa de trabajo.
    Un saludo virtual
    Marinés

  • Ernest
    Publicado en 20:27h, 21 Abril Responder

    Por cierto Elena. Las ostras eran con champagne?

  • ANE DORRONSORO
    Publicado en 08:14h, 22 Junio Responder

    Yo también alucino, No quiero que me validen aptitudes que no tengo… y mucho menos gente que no me conoce en esos campos. Me ha sucedido. No es real, así que los borro.
    Creo que tampoco es normal que envíes tu solicitud o aceptes una de alguien que no tiene ninguna relación con tu profesión (no es una red de coleguitas de cerveceo).

  • Manel Macià
    Publicado en 08:47h, 30 Junio Responder

    Lo a las validaciones de Linkedin no les doy ninguna credibilidad, la verdad. Lo veo más estético que nada, la verdad.

  • Joaquim
    Publicado en 08:35h, 08 Julio Responder

    Yo lo que alucino es la credibilidad que mucha gente les da a las redes sociales, no són más que un fiel reflejo de la sociedad en la que vivimos. Si en la vida real cuesta creer muchas de las cosas que te cuentan, imaginate en una vida virtual. Que la providencia nos de cordura para poder sopesar que es lo que nos puede ser util y no…. Lo demás…dos piedras!!!!

  • Elena Garcia
    Publicado en 10:23h, 30 Enero Responder

    Esto mismo me ocurrió hace muy muy poquito.
    Pero esto no es lo peor que me ha ocurrido.
    Un día encontré una oferta en InfoJobs que me interesaba y en la que me inscribí. Como suelo hacer siempre que veo algo que me interesa averiguo cómo hacer llegar mi candidatura no solo en InfoJobs, así que buscando encontré en Linkedin a la responsable de RRHH de la empresa y le mandé mi interés en el puesto. Mi sorpresa fue cuando días después me encontré a esa persona en la oficina donde yo trabajaba, que venía a postularse a mi puesto actual.
    A los pocos días ella cambió su perfil en Linkedin y consiguió mi puesto de trabajo.
    Yo no conseguí la entrevista para el puesto que me interesaba, y me quedé en la calle.

    • Elena Huerga
      Publicado en 19:55h, 05 Febrero Responder

      Madre mía Elena, esto es mala suerte y lo demás son tonterías. Espero que encuentres un trabajo mucho mejor y que te haga muy feliz. Un mega abrazo

  • Jorge Cesar Ballesta
    Publicado en 13:57h, 27 Febrero Responder

    Efectivamente . Hay que ser consecuentes con las recomendaciones o validaciones que das a otras personas.
    Yo tengo por habito solo validar las de las personas que conozco . y que son demostrables.
    Cuando tu validas estas poniendo tu nombre y hay que ser consecuente.
    Si valido es por que es cierta esa actitud.

Publica un comentario

Forma parte de esta aventura

Suscríbete y te enseñaré como convertirte en un profesional
al que todos quieran contratar

* Al suscribirme acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros, como Google Analytics, para optimizar su navegación y realizar tareas de análisis y las pertenecientes a WordPress. Advierto que si continuas navegando, aceptas su uso. Puede cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información.