Consigue el trabajo que deseas a través de una estrategia clara y un plan de acción a medida

Suscríbete y te enseñaré cómo tener la vida
profesional que estás deseando

* Al suscribirme acepto la política de privacidad

23 Feb 2016 ¿Hace falta estar buenorr@ para triunfar en tu vida profesional? Según estos headhunter si.

Hace unos días una amiga me paso por whatsapp el link a un artículo del Confidencial: Esto es lo que toman en cuenta los headhunters para ficharte, y no es tu CV. La verdad es que me pareció de estos artículos que amas u odias, y yo tuve ambos sentimientos. Lo que me gusta un debate…

Aviso para navegantes, detallo lo más heavy del artículo:

“La forma y el tamaño de los cuerpos son muy importantes para los headhunters. El sobrepeso (“ser un san bernardo”) es inaceptable en la gestión ejecutiva, tanto para las mujeres como para los hombres. Ser bajito también puede ser un problema, porque tiende a menudo a ser interpretado en términos psicológicos. Como dijo uno de los cazatalentos respecto del candidato que acababa de entrevistar, Sufre del complejo del pequeño hombre, es alguien bajito, tenso y formal”

Los consultores en la búsqueda de directivos aprecian especialmente cualidades como la energía y la intensidad, “que deben estar presentes en un nivel alto. No se puede ser alguien flácido. Tienen que ser personas capaces de iluminar y de transmitir pasión y emoción”, algo que no puede conseguirse si no se tienen la apariencia y la actitud adecuadas. Los headhunters suelen exigir que sus candidatos se desenvuelvan bien en distintos ambientes, que sepan vestir informal pero con el toque adecuado y, por supuesto, que estén físicamente en forma. No es inusual que los aspirantes sean descartados con las mismas razones que muestra Tom, uno de los consultores participantes en el estudio, desechó a uno de los candidatos. “Es una persona adecuada en todos los aspectos, pero parece fuera de forma”.

 

Estás flácido/a ya la has liado parda. ¡Al gimnasio de cabeza! Al menos lo tienes más fácil que los que son bajitos/as… ¿Cómo te has quedado?

Leer este artículo me llevo a hacerme 3 preguntas:

Si estás muy buenorr@, ¿esto te beneficia en tu carrera profesional?

Yo creo que ayuda, pero no más de un 5% (dato totalmente subjetivo). Tal vez mejore ese impacto de la primera impresión, pero lo que viene luego siempre será más importante.

aspecto físico, desarrollo profesional

www.conlarealidadenlostalones.blogspot.com

Si tu aspecto es desaliñado y poco cuidado, ¿te perjudicará en tu trayectoria profesional?

Aquí tengo más clara la respuesta, si. Ojo que no hablo de guapos/as o feos/as, hablo de aspecto dejado, descuidado. Si vas a una reunión con el pelo sucio, ropa casi rota y 3 tallas más grande o pequeña, sin afeitar o con el maquillaje corrido te será complicadísimo conseguir el puesto. Tal vez seas un profesional increíble y tengas un coco privilegiado pero en este caso casi seguro que el reclutador se dejara llevar por esa impresión. Es un dejado con su aspecto, también lo será en su trabajo.

Entonces, ¿dónde está la clave?

En mi humilde opinión yo creo que da igual ser guapo/a o no. El tema está en la actitud.

¿De verdad crees que alguien por ir al gimnasio transmite más pasión y emoción? Ni de coña. La pasión, la fuerza, las ganas y la energía es al fin y al cabo la actitud de las personas frente a la vida y al trabajo.

Conozco a tantas personas no muy guapas y con unos kilos de más que transmiten una energía positiva y una pasión increíbles. Y por supuesto, como profesionales son la caña. También hay gente bellísima y en forma que son brutales, así como todo lo contrario.

Entonces, ¿de que coño va esto? ¿Cuál es la clave para que tu aspecto te acompañe en tu desarrollo profesional?

Yo soy de las que opinan que no hay mejor actitud que ser feliz en la vida. Cuídate, mímate, siéntete guapo/a a tu manera. Consigue conectar con tu aspecto, ser la versión de ti mismo/a que más te guste a ti y no a los demás.

Y así tu aspecto siempre sera un punto a favor, independientemente de tus cualidades naturales. Busca ropa que te favorezca y que te sientes bien con ella, que sea de tu rollo. Escoge tu manera de cuidarte: deporte, descanso, alimentación, cremas, peinado, maquillaje… Elige aquello que te haga feliz y con lo que te encuentres a gusto. En mi opinión, esta es la clave.

Por supuesto, agradezco muchísimo este artículo fabuloso del Confidencial, que me ha hecho poner en orden ciertos pensamientos de mi cabeza, es un artículo provocador y eso siempre me gusta 😉

Ahora es tu turno, cuéntame tu opinión, alguna anécdota o lo que quieras en el apartado de comentarios.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
28 Comentarios
  • Laura Reyero
    Publicado en 11:12h, 23 febrero Responder

    Hola! Mido metros medio, tal cual suena, y siempre he hecho lo que he querido, ahora mismo estoy es fase de “reinventarme” estudiando y formándome en lo que me gusta… rrhh en los procesos de selección la imagen es importantísima, pero no el físico, no es lo mismo, la diferencia, como bien explicas es que una persona “bajita” como yo puede ser igual de buen profesional que otro, creo que ese tipo de prejuicio está empezando a ser, cada vez menos habitual, pero sí que es importante la imagen que das, el aspecto arreglado, aseado… Formal… Pero esto muchas veces depende del puesto, y sobretodo de la empresa que oferte el trabajo. A mí nunca me han juzgado por ser pequeña… Siempre he intentado ser y hacerme ver cómo cualquier otro candidato o mejor, con profesionalidad.

    • Elena Huerga
      Publicado en 09:27h, 24 febrero Responder

      Hola Laura, muchas gracias por tu aportación. Me alegro que en nuestro país sea algo muy poco habitual juzgar por la estatura, es que sería una bobería, la verdad. Mil gracias!

  • Rubén Darío Robledo
    Publicado en 21:41h, 23 febrero Responder

    Jejeje Muy interesante. Al leerlo me ha venido a la cabeza quien caza a un caza talentos? Puede un caza talentos “fofisano” juzgar a alguien por su aspecto? Jejeje locuras mías. Me ha gustado mucho.

    • Elena Huerga
      Publicado en 09:29h, 24 febrero Responder

      Hola Rubén! jejejje me gusta tu punto de vista! Entonces los headhunter que opinan como el artículo tendrán que ser unos/as pivones de la pera!
      Me encantan tus locuras, no cambies!

      Un mega abrazo

  • Carlos Álvarez
    Publicado en 10:28h, 24 febrero Responder

    Leyendo este artículo me ha venido a la mente el tema de los tatuajes.
    Prácticamente todos los tios-as supuestamente buenorros-as hoy en día vemos q llevan muchos tatuajes.
    Esto quiere decir q se ha acabado con la discriminación de los que llevan tatuajes?
    Saludos

    • Elena Huerga
      Publicado en 16:45h, 24 febrero Responder

      Pues esta conversación la tuve hace poco con un buen amigo mío. Yo creo que en este caso si que sigue existiendo una respuesta negativa por parte del reclutador. Siempre que el tatuaje se vea mucho, claro.

      Aunque también depende en gran medida el sector, Para un ejecutivo creo que le perjudicaría todavía.

      Cosa que me parece una chorrada como un piano, pero bueno… Gracias Carlos por aportar un dato distinto. Me encanta!

  • Carlos Parrilla
    Publicado en 10:36h, 24 febrero Responder

    Todos (o casi todos), decidimos leer un libro tras juzgar su tapa…qué tontería, no? Pues creo que con los trabajos ocurre lo mismo, siempre se creará una primera opinión a raíz de nuestro aspecto. En mi actual empleo, recuerdo la entrevista, entre otras cosas, por mi indumentaria: por circunstancias no planificadas hube de acudir en tejanos y camiseta; me dí cuenta nada más entrar que no tendría nada que hacer, sentado al lado de candidatos trajeados, encorbatados y engominados; por supuesto, no me disculpé por mi aspecto aunque debí haberlo hecho. El caso es que la entrevista en sí fue bastante bien; al final, tras preguntarme si quería añadir algo, asentí y le pregunté a mi interlocutor: ¿cuándo empiezo?. A los 3 días me llamaron para comenzar y una de las claves que me dieron para darme el puesto fue la seguridad que mostré al preguntar cuándo empezaba, aunque apuntillaron (entre risas) que con una americana hubiese “tapado” a medias el desaliño de mi vestimenta.

    Me ha encantado el post !!

    • Elena Huerga
      Publicado en 16:54h, 24 febrero Responder

      Brutal Carlos! Gracias por contarnos tu experiencia. Momentazo ¿Cuándo empiezo? es que hay entrevistas que salen de lujo y es el momento de hacer algo distinto y que nos caracterice.

      Yo en mi última reunión le di un achuchón a la reclutadora (que era la dueña de la empresa) y aún hoy seguimos trabajando juntas en varias colaboraciones.

      Me chifla cuando hacemos algo distinto que nos sale de dentro! Genial tu aportación Carlos

  • Maria Lourdes Guerreiro
    Publicado en 10:42h, 24 febrero Responder

    Estoy segura que el aspecto físico es muy importante. Otro día escuché a unos directivos hablando de sus compañeras de trabajo. Comentaban que una iba vestida con un ajustado vestido rojo i estaban encantados con ella. Sin embargo de otra dician que no querían que se les acercará por que tenía la espalda curvada y no era agraciada. Increíble pero es verdad.

    • Elena Huerga
      Publicado en 16:56h, 24 febrero Responder

      Horror máximo al cuadrado, Mª Lourdes. Que panda de casposos…

  • Miriam Cao Meitin
    Publicado en 10:45h, 24 febrero Responder

    Hola! Interesante artículo…
    No creo que se fijen en eso a la hora de seleccionar a una persona, suficientes condicionantes hay ya, como para que ese sea otro…
    Estoy de acuerdo en que lo más importante es la actitud, vestir y “maquearse” adecuadamente ayuda a transmitir una buena imagen, sin que ello supongo ser un/a “sex symbol”!

    • Elena Huerga
      Publicado en 16:58h, 24 febrero Responder

      100% de acuerdo Miriam. Un abrazo

  • Juan José
    Publicado en 10:46h, 24 febrero Responder

    Realmente creo que el término “headhunter” está demasiado sobrevalorado para lo que son realmente a día de hoy. Me explico. Un cazatalento antaño era aquella persona que salía de su casa en busca de aquel chico o chica que, debido a su ACTITUD y un conjunto de virtudes y cualidades que él podía llegar a ver en ellos, los entrenaba para poder desarrollar APTITUDES. Si el entreno iba bien el chico o chica llegaba a ser bueno, era un logro conseguido. Pero por el camino se habían quedado muchos más. Hoy en día, un cazatalentos espera a que esos chicos llamen a su puerta, después de haber tenido la suerte de pasar una primera criba de CV y se le ha concedido una entrevista. Pero quizás, después de tantas y tantas solicitudes, ese talento real por el motivo que sea, ese día no se encuentra al 100… Talento que se fue y no volverá. Sin embargo, es más fácil darle la oportunidad a aquella persona con 10 años de experiencia, con el que ya se sabe por seguro que rendirá como lo hizo en sus anteriores empresas… para mi eso no es ser un cazatalentos…

    Por lo tanto a lo de “estar buenorro”.. pues me lo llego a creer.. hoy en día vivimos en una sociedad muy hipócrita en la que todos somos muy solidarios y demás… pero: “con tatuajes no te quiero”, “con dilataciones en las orejas no…” “con el pelo rosa no se puede ir a ningún sitio”, “eres chica y con el pelo rapado no trabajas aquí..”, “eres chico y con esa melena no conseguirás nada”…. y así miles de ejemplos…

    Así que me parece que más que esforzarme en formarme y buscar trabajo, voy a apuntarme a un gimnasio y dejaré allí un CV por si pasara un “headhunter” y tengo la suerte de que el trabajo venga a buscarme a casa… Por lo que veo, con 1.85m y 100kg no podré conseguirlo…

    ¡¡Y yo deprimido porque no encontraba el porqué de mi situación!!!

    Siento la parrafada porque al final me he salido del tiesto!!!

    • Carlos Parrilla
      Publicado en 12:02h, 24 febrero Responder

      No desesperes…doy fe de que con 182cm y 93 kg se puede conseguir un buen trabajo. Revitaliza y relativiza.

      • Juan José
        Publicado en 12:26h, 24 febrero Responder

        jejeje!! Gracias por los ánimos!! en ello estamos!!! Se supone que en menos de un mes empiezo las prácticas del grado superior de construcciones metálicas, pero aún ni sé dónde (he recorrido bastantes empresas y todas parece que les estaba pidiendo una donación de algún órgano vital.. menos mal que son 3 meses no retribuidos!!!)

        • Elena Huerga
          Publicado en 16:48h, 24 febrero Responder

          Con 1,85 cm, 100kg y una actitud acojonante llegas a donde quieras. Mucha suerte con tus prácticas y exprímelas al máximo.

  • Miguel Ángel
    Publicado en 10:53h, 24 febrero Responder

    Depende del sector donde trabajes, en una obra estas haciendo ejercicio todo el dia, y no por eso la imagen que des sea superglamurosa, simplemente con que produzcas puedes triunfar

    • Elena Huerga
      Publicado en 16:59h, 24 febrero Responder

      Cierto Miguel Angel, depende mucho del sector. Un abrazo

  • Félix García
    Publicado en 11:10h, 24 febrero Responder

    Creo que todos/as estábamos ya hace tiempo al corriente de la necesidad de cuidar nuestro aspecto, así como de la de tener una actitud adecuada, ambos aspectos con el objetivo de transmitir sensaciones positivas.

    También suele ser frecuente que una característica física llamativa (en cuanto a sobrepeso, rasgos faciales o estatura, por ejemplo) llame excesivamente la atención como para ayudarte en un proceso de selección. Como en cualquier otra relación, la vista el primer sentido que empleamos para formarnos una opinión sobre otra persona.

    En cuanto a lo de la forma física, espero que el individuo que mencionas no sea norma general entre los reclutadores, por que, desde luego, la mayoría de nosotros distamos mucho de parecernos a Christian Grey.

    Interesante post, como siempre Elena. Un saludo.

    • Elena Huerga
      Publicado en 17:03h, 24 febrero Responder

      Hola Felix, de momento la misión Christian Grey podemos aplazarla. Por si no fuera suficiente presión encontrar trabajo…

      Un abrazo

  • Giuliano Brasson
    Publicado en 11:25h, 24 febrero Responder

    estoy de acuerdo con el comentario de Juan José. el tema del exterior es muy actual y se nota en las pequeñas cosas del dìa a dìa, como por ejemplo la foto en el cv. mi experiencia de italiano recién mudado a Barcelona es que aquì primero se mira la foto del cv (y no me digàis que no es asì, eso tiene sentido para un trabajo de azafato, no de almacenero) y luego, si la persona PARECE cuidada, ordenada y burradas parecidas, entonces se le da la propina de una entrevista. En Italia casi ninguna empresa pide la foto en el cv si no se trata de un trabajo que requiere buena presencia. ademàs, que se puede entender del perfil profesional de alguien empezando por su exterior? la corbata dirà que soy bueno en lo que hago? los zapatos brillantes diràn que soy un buen negociador? nadie va a leer un curriculum de tres pàginas y tampoco una carta donde se explican los logros profesionales de cada uno.
    Menos mirar y màs entrevistar, por favor. se buscan trabajadores, no muñequitas de porcelana

    • Elena Huerga
      Publicado en 17:07h, 24 febrero Responder

      Hola Giuliano, el tema de la foto es muy made in Spain.

      Yo creo que con la crisis ha sido tan difícil encontrar empleo que ya cada detalle cuenta. Pero en mi opinión con una buena propuesta de valor llegas al fin del mundo. Un abrazo

  • Ivan Dulanto
    Publicado en 13:25h, 24 febrero Responder

    Interesante el post y debate que se genera pero seamos realistas la imagen en un proceso de selección SI importa.
    Estoy de acuerdo que ésto no se trata de si eres guapo o feo, alto o bajo, gordo o delgado, etc como se comentaba (aunque no nos engañemos, todo eso claro que influye dependiendo del trabajo y sobre todo cuando el reclutador tiene donde elegir) pero tengo claro que si no acudes con una indumentaria “correcta” (adecuado al puesto que se busca) y un aspecto cuidado, lo tienes muy muy difícil.
    Pero el relato que comentaba más arriba Carlos Parrilla acudiendo en tejanos y camiseta a una entrevista donde supuestamente no es el dress code esperado, y finalmente llevarte el puesto, solo se da en las pelis tipo “En Busca de la Felicidad” cuando Will Smith acude a la entrevista de trabajo con todo el consejo de administración de una compañía de seguros con ropa de pintor manchada, descalzo y totalmente desaliñado después de una serie de desafortunadas situaciones.
    Por mucho que confiemos en nosotros mismos, no nos creamos Will Smith… Saludos

    • Elena Huerga
      Publicado en 17:10h, 24 febrero Responder

      Hola Iván, es verdad que no es lo más común pero a veces se produce un giro de los acontecimientos y triunfamos con algo totalmente inesperado.

      Un poco de chispa en el duro trance de buscar trabajo. Mil gracias por tu comentario

      Por cierto no hay un curso de Coaching que no nos pongan la dichosa película de Will Smith, jajaja

    • Carlos Parrilla
      Publicado en 08:23h, 25 febrero Responder

      ¿Tú que harías si te adelantan la cita 2´5 h? los dejas colgados porque no te da tiempo a hacerte el nudo de la corbata? Yo preferí acudir y contrarrestar mi indumentaria (inadecuada pero muy limpio), con una actitud segura ( sin soberbia).
      No me creo Will Smith (soy más blanquito) que, por cierto, no acude descalzo a la entrevista a la que aludes.

  • Carmen Santiago Figueruelo
    Publicado en 21:00h, 24 febrero Responder

    Qué susto me he llevado en el primer párrafo del post!! Bueno, no tanto susto la verdad. Creo que seguimos juzgando por las apariencias, no sólo en el trabajo, sino también en nuestra vida diaria. Quién no ha juzgado a una persona por la primera impresión que le causa y luego resulta ser tú mejor amigo/a?. Pues creo que en las entrevistas de trabajo sucede igual y sólo tienes esa oportunidad. Estamos en manos de un profesional, que según quién sea, ya estará juzgándote hasta por tu forma de caminar. Lo que sí que es cierto es que dar la imagen de descuidado o de dejadez no ayuda nada a conseguir un puesto, que nada tiene que ver con vestir diferente o tener un estilo propio. Gracias Elena por el post tan acertada y el debate.

  • Carmen
    Publicado en 21:46h, 24 febrero Responder

    Alucinante e interesante!. Me lo voy a poner en práctica, que hay cosas que tengo que cambiar aunque por ahora no me quejo. El único inconveniente que sufrí en una entrevista, cuando era joven,fue que era demasiado alta para la ropa que vendían ellos y no podría lucir sus modelitos, jajaja así que a veces es mejor ser bajita ;-). En el sector y profesión que trabajo actualmente por suerte no tengo que lucir nada de eso ;-). Gracias Elena por el post!. Un saludo.

  • Sara Díaz
    Publicado en 16:26h, 29 febrero Responder

    Gran publicación!! Desde mi punto de vista, el ser guapo/feo, alto/bajito… no debería asociarse a un puesto de trabajo, pues una persona con un aspecto adecuado y con muchísimas ganas de trabajar se puede comer el mundo. La imagen en sí es únicamente una primera impresión pero detrás de cada imagen puede haber mucho talento. Es una realidad que una buena imagen te puede abrir mas puertas que otra un poco mas personalizada, pero ya esta bien de estereotipos, todo el mundo se merece una oportunidad.

Publica un comentario

Forma parte de esta aventura

Suscríbete y te enseñaré como convertirte en un profesional
al que todos quieran contratar

* Al suscribirme acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros, como Google Analytics, para optimizar su navegación y realizar tareas de análisis y las pertenecientes a WordPress. Advierto que si continuas navegando, aceptas su uso. Puede cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies